lunes, 16 de agosto de 2010

Mi propio bebe


Creo que he sido una chica muy normal a pesar de todas las experiencias gratas y no gratas que han pasado por mi vida. Gracias al esfuerzo de muchas mujeres como mi Mamá Petra, mi Madrina Isabel, mi trabajadora, amorosa y siempre inteligente y divertida MAMÁ(La famosa maestra rosita de innovación y mejora); al esfuerzo de grandes hombres como mi Papá Chato, mi tío Miguel, Rafael, y mi Papá que por la dedicación de toda una vida hacia algo que no es de su sangre lo han dado todo, bien, como decía gracias al esfuerzo de todos ellos he sido la mujer que hasta ahora conocen. Una mujer independiente, dedicada, responsable, noña, viajera, bailarina pero sobre todo muy responsable para cumplir actividades. El pasado 8 de abril del 2010, recibí la noticia que para la mayoría de las mujeres nos hace muy feliz… la primera vez que lo escuchamos sin saber qué es lo que nos espera....."Vas a tener un bebe" . De manera intuitiva lo sabes porque ves que tu cuerpo no se comporta lo solía hacerlo, pero el carácter de no ser Dra. hace que quepa siempre un espacio de sospecha. A partir de esa fecha creo que mi vida cambio en 90° y digo 90 porque cuando el bebe nace creo que lo haces ahora en 270° faltantes y más. Los primeros 3 meses fueron complicados entre las náuseas, vómito, cansancio, sueño y cambios drásticos de emoción, pero todo eso se perdió en el momento que vi a mi bebe por primera vez. 17 milímetros de longitud. La segunda reunión entre él y yo fue espectacular. Ya es más grande. Su cabeza mide 5 centímetros, pude ver su columna vertebral, sus brazos y sus piernas pero lo más lindo fue escuchar los latidos de su corazón y sentir sus movimientos diarios. Ahora que tenemos 25 semanas de conocernos, me doy cuenta que valen la pena los 9 meses de cambios inexplicables en mi ánimo, los cambios físicos y químicos a cambio de un hermoso bebé que aún no sé si es niño o niña porque como a sus padres, le gustan mucho las sorpresas. No tengo miedo para enfrentar lo que viene, no tengo miedo de ser una mamá, no tengo miedo de no saber educar… tampoco las personas que me educaron lo hacían y todo lo hicieron muy bien. En estos días sólo me cuidaré y esperare cada momento con mucha alegría.

1 comentarios:

Leticia dijo...

Amiga le doy gracias a dios de que tengas la dicha de traer una personita en ti, que nos hace muy feliz a todos, en especial a ti y a carlos... cuidate mucho y los quiero...